Experiencias

La libertad consiste en reconocer los límites

En esta entrada os voy a comentar mi experiencia propia de echar a andar en un nuevo proyecto como es la impresión 3D.

El primer contacto fue en un curso de diseño de Catia V5, en Vitae Formación, donde Oscar Cañete trajo a clase una impresora tipo prusa que nos encendió la bombilla a todos los presentes….. Dos años después, a través de Ingeniería 3D Sevilla, asistí a un curso básico de impresión 3D donde recibí formación sobre cuestiones bastantes básicas sobre un inmenso mundo en el cual me estoy tirando de cabeza.

La primera gran duda ¿qué impresora comprar?….aquí me encontré bastante perdido, entre saber que quieres hacer realmente con ella, saber con que presupuesto cuentas y los intereses comerciales de todas las personas y lugares donde consultar, aquello se hacía mas difícil todavía, no os engaño si os digo que todavía ando en este punto.

Primero me decidí por una impresora tipo prusa con una gran cama caliente y de la que las críticas eran muuuuy buenas, críticas que quizás no son falsas, pero a las cuales no he podido llegar por la gran cantidad de variables que existen para poder comenzar a trabajar con dicha impresora. Con tanta cantidad de variables uno no sabe si fallan algunas o lo que realmente falla es alguna parte de la impresora.

No me considero, para nada, una persona torpe pero no conseguí hacer dos piezas iguales….

Ahora me encuentro en un momento donde voy a intentar reducir esas variables invirtiendo en otra impresora plug & play y poder llegar a comprender un poco más este mundo del 3D.

En este mundo del 3D, como en otros muchísimos campos, prima vender, hacer negocios, ganar dinero a costa de cualquier cosa y nadie se molesta en advertir que esto no es nada fácil. Te muestran piezas y figuras, más que estudiadas para sus maquinas, que te ofrecen para que salgan a la perfección y luego te chocas con la cruel realidad.

De todas formas, no es mi forma de ser rendirme a la primera y mucho menos en un mundo «tan libre» para crear, siempre y cuando conozcas sus límites.

Porque como decía Jiddu Krishnamurti, La libertad consiste en reconocer los límites. 

Con otra frase para pensar me despido hasta la próxima semana.

Que tengáis muuuuuy buena semanaaaaa!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *